VISITA MÉXICO ARMAMOS EL PAQUETE A TU MEDIDA EN EL ESTADO QUE DESEAS VISITAR CON LOS MEJORES PRECIOS.
LA FAMOSA CHINA POBLANA, NO ERA EN REALIDAD CHINA

La historia de Catarina de San Juan hace el viaje de la manera inversa, en el siglo XVII en Puebla de Los Angeles, México vivía un Capitán rico Don Miguel Sosa con su esposa. El matrimonio no tenía descendientes y por eso Sosa cedió a las suplicas de su esposa, algo muy común en esa época, mando a traer una esclava mujer para brindar compañia a su mujer. La niña llegó en el Galeon de Manila fue conocida rápidamente como "La China Poblana" porque en esa época toda la gente de Asia era denominados de esa manera, fueran o no fueran Chinos.

A pesar de todo, su vida no mantiene ninguna similaridad con la de las mujeres que hicieron popular la moda correspondiente al siglo XVII. La esclava de Sosa pronto reveló a sus amos que en realidad ella era una princesa Indú llamada Mirra del imperio del Gran Mogol y que había sido raptada y vendida como esclava en Filipinas. Bautizada como Catarina visitó con frecuencia la famosa monja poblana Sor Maria de Jesús, cuya santa vida y su aureola prendida atrajó a la princesa Indo-Filipina. Una vez que el capitán y su esposa murieron, Mirra pensó en entrar a un convento pero se casó por consejo de su confesor. Una vez que enviudó, Mirra se volvió libre en desarrollar la vida espiritual y se encaminó al camino de la perfección con las visiones de Cristo sin tentaciones del diablo. Se murió siendo aclamada como una santa por los habitantes de Puebla.