VISITA MÉXICO ARMAMOS EL PAQUETE A TU MEDIDA EN EL ESTADO QUE DESEAS VISITAR CON LOS MEJORES PRECIOS.
UN LUGAR LLAMADO "EL PEQUEÑO INFIERNO"

El Santo Oficio concedia determinadas licencias a algunas personas para leer libros prohibidos, academias o conventos que los requerían. Los solicitantes deberían comprobar previamente que tal lectura era necesaria para un buen desempeño de sus funciones. La licencia era solamente para tener acceso a títulos prohibidos que ya se habían considerado prohibidos aún para los que tenían licencia para leer esos libros y por lo tanto su lectura estaba completamente prohibida.

Los conventos mantenían libros prohibidos en un lugar separado, al que llamaban el "Pequeño Infierno". Si alguien era sorprendido sacando libros del pequeño infierno, lo declaraban culpable y era llevado a las autoridades de la Inquisición. Invariablemente, la pobre persona recibía la excomunión y una multa de doscientos ducados.